noviembre 07, 2010

Magic ends at midnight

Él te mintió.
Él te hizó creer que te quería cuando no era verdad.
Y tú, como la tonta que eres caíste en su trampa.
No te importó saber sus intenciones, creíste que podías hacerlo cambiar.

Y mirate, al final te quedaste sola, como una estúpida Cenicienta
sin príncipe azul, ni zapatilla de cristal.

5 comentarios:

  1. Espero que ese niñete no te haya, bueno tu sabes, no se de que manera, pero me las pagara, si se atrevio a hacerte algo..

    .Candy

    ResponderEliminar
  2. Wow, suena triste, pero a veces pasa u.u
    Un beso! y animo!

    ResponderEliminar
  3. Siento oir eso, espero que poco a poco todo vaya mejorando.
    Primera vez en tu blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si los chicos son todos así, les divierte lastimarnos. Deslumbrarnos ¡ilusionarnos! para después abandonarnos.
    Me gustó mucho la entrada, te sigo (:

    ResponderEliminar